Meditación Sensual

Meditación Sensual


Los seres humanos están conectados por sus receptores, los sentidos, al infinito que los rodea y que lo compone. Mediante el desarrollo de la sensualidad, uno mejora la capacidad de sentirnos conectados con el infinito, sentirse infinito uno mismo.

La Meditación Sensual es el 'manual de instrucciones' entregado a nosotros para enseñarnos cómo dominar las posibilidades de armonización dentro del cerebro, por aquellos que mejor saben, aquellos que diseñaron al ser humano.

Permitiendo a uno desprogramar las inhibiciones Judeo-Cristianas de culpa, mientras que al mismo tiempo no caer en los misticismos etéreos de las enseñanzas orientales, la Meditación Sensual permite al ser humano descubrir su cuerpo y especialmente aprender a usarlo para disfrutar de sonidos, colores, olores, sabores, caricias, y particularmente una sexualidad percibida con todos los sentidos, con el fin de experimentar el orgasmo cósmico, infinito y absoluto, el cual ilumina la mente mediante la vinculación de la persona que lo alcanza con los universos que él/ella están compuestos y componen.

Para llegar allí: la Meditación Sensual: ‘meditar’, del Latín: ‘meditare’, lo que significa ejercitar, entrenar a nosotros mismos. Como su nombre indica, es un ejercicio diario en el cual nos disciplinamos a nosotros mismos, para asegurar que sus efectos estén instalados. Meditación Sensual es un ejercicio que te permite entrenar para sentir. Sentir el infinitamente pequeño del que estamos formados y el infinitamente grande al cual pertenecemos.

Sin una sexualidad totalmente liberada y armoniosa, no se puede estar totalmente despierto. La Meditación Sensual así despertará los sentidos para despertar la mente. Este enfoque es totalmente diferente de todo lo que se ha enseñado hasta ahora, para desarrollar los sentidos de la mente y fomentar el placer que brindan.