Fin de las Religiones

El fin de las Religiones Deístas


Porque desaparecerán las religiones deístas?


La mayoría de las religiones fueron fundadas después del pasaje de los Profetas enviados a la Tierra por nuestros creadores, los ELOHIM. Con el tiempo y falta de conocimientos, se salieron del mensaje original de paz y amor, y construyeron un sistema basado en un dios hipotético y acumularon mucha riqueza. Hicieron a sus seguidores sentirse culpables rezando sin la posibilidad de comprender.

Los siguientes errores los llevaran a su propia caída:

  • Basan su espiritualidad en conceptos abstractos, algo vacío; sólo puede llevar a un desequilibrio mental o peor, un fanatismo religioso que puede resultar en violencia.

  • Están institucionalizados como negocios y han acumulado oro, plata y riqueza. Muchos de sus líderes dependen de un salario o limosnas de sus seguidores. Abogan por la pobreza, pero viven en opulencia y riqueza.

  • Continúan alimentando la culpa sobre la sexualidad creando un desequilibrio psicológico y espiritual. La discriminación contra mujeres es todavía muy común.

  • Predican la abstinencia, pero dejan a su clero vivir una sexualidad activa en secreto, hasta el punto de abusar sexualmente de niños. A fin de denunciar la práctica de sacerdotes pederastas y proteger a nuestros niños RAEL creó NOPEDO.

  • Insisten en hacer creer que la homosexualidad es un acto contra la naturaleza aun cuando las investigaciones científicas demuestran lo contrario: la homosexualidad fue encontrada en la mayor parte de especies animales en la naturaleza.

Todas estas prohibiciones relacionadas con la homosexualidad han creado un monstruo: homofobia.

En efecto, la gente más homofóbica tiene tendencias homosexuales. Su religión los ha hecho odiar tanto esta parte de ellos mismos, que giran su agresividad hacia los homosexuales.

La revelación de la creación de la humanidad por una civilización de científicos de otro planeta, gracias a la aclaración que esto contiene, da nuevas esperanzas a la gente que está pesimista. Pero esto también apresurará la caída de la Iglesia - a menos que la Iglesia pueda entender sus errores y se coloque al servicio de la verdad.